13-Marzo-2016

ASOCIACIÓN PIDE AMPLIAR INVESTIGACIÓN A TRIPULACIÓN DEL AVIÓN DE GERMANWINGS

A punto de cumplirse un año de la tragedia aérea del 24 de marzo de 2015 en los Alpes Franceses, la comisión francesa encargada de la investigación ha revelado hoy que un médico diagnosticó diez días antes de los hechos una posible psicosis al copiloto, Andreas Lubitz, y recomendó que fuese tratado en un hospital psiquiátrico.

El alemán Lubitz, según el informe final de seguridad, estrelló el aparato deliberadamente en los Alpes franceses y ni las autoridades de aviación ni su empresa conocían el diagnóstico del médico privado generalista que lo había atendido.

En un comunicado, la ASETRA ha exigido que la comisión francesa amplíe su informe para incluir una "investigación profunda" sobre los "presuntos errores" cometidos por el departamento de Medicina Aeronáutica del Ministerio de Transportes alemán (LBA), en relación con los controles psicológicos y psiquiátricos de las tripulaciones.

Según la ASETRA, también se tendría que investigar el intercambio de información de los médicos aeronáuticos que examinaron al copiloto del avión siniestrado y el servicio médico contratado por Germanwings, que ponga de relieve "no solo la situación psicológica del copiloto sino los motivos por los cuales, tras su suspensión en la Instrucción como piloto de esta compañía, éste siguió volando padeciendo nuevos episodios en su enfermedad meses después".

En la nota, ASETRA también reclama una investigación para aclarar los motivos por los que el Departamento de Instrucción y Flota de los pilotos de Germanwings no informaron supuestamente al Ministerio de Transportes alemán de los episodios siguientes, después del primer incidente psicótico grave que sufrió Lubitz en el curso 2008-2009 y que fue reflejado en su licencia.

Esta asociación también advierte sobre la "inoperancia" de situar a otro tripulante en la cabina cuando uno de los pilotos salga de la misma, ya que entiende que esta medida "no va a evitar otro accidente de similares características".

"Solo la confianza en los departamentos de selección, formación y medicina aeronáutica de las compañías y de las autoridades pueden detectar y retirar del servicio a aquellos tripulantes que vean durante su vida aeronáutica mermadas sus capacidades psicofísicas para volar", advierte la entidad.

La ASETRA también considera necesario que se creen departamentos de medicina aeronáutica en las compañías aéreas que trabajen en colaboración con la administración aeronáutica para garantizar "no solo la seguridad sino la salud de las tripulaciones en todo momento", con jornadas de trabajo "adecuadas a ritmos laborales que eviten posibles casos de depresión por desestructuración familiar o social de los tripulantes". EFE.

pdf volver